Existen muchas razones por las que ciertas personas tienden a rechazar o incluso “temer” al Sistema Operativo conocido como Linux, entre ellas: Temor a lo desconocido, la inversión de tiempo en aprender sobre Linux, la costumbre de usar Windows y sus estandarizados programas, lo innecesario de hacer un cambio, etc, etc… pero creo que he identificado una razón ancestral que quizá es un poco más preponderante que las más comunes, o que al menos tiene una correlación un poco mayor para cierta generación.

Aqui va:

Todas las personas (incluido yo… : ) que tuvieron contacto con Linux en sus comienzos, a principios de los ’90, y que en esa época no les haya interesado ni hayan entendido mucho sobre informática, tendrán cierto rechazo/temor/odio/recelo hacia este SO.

En esos tiempos (yo tenía 10 años de edad aprox.) Linux era sinónimo de un “SO sin interfaz gráfica y con comandos absolutamente extraños… por no decir esotéricos”. Para cualquiera que haya estado acostumbrado a utilizar Windows 3.1 o incluso el precario MS/DOS, entrar a un computador en el que no se podía usar mouse y ni siquiera había una “C:/” al margen izquierdo de esa pantalla negra, ya era una experiencia extraña y desagradable. Si a eso le sumamos el hecho de que al escribir, por ejemplo, “dir” para desplegar la típica lista de archivos y directorios, y luego ver que ese comando tan básico simplemente no funcionaba… era una experiencia verdaderamente TRAUMATICA… aterradora! Uno se sentía en la obscuridad absoluta!
Lo peor de todo es que en esa época INTERNET no era para nada masivo (al menos en Chile)… con suerte los estudiantes más avanzados de la ingeniería informática, o algo parecido, tenían acceso o entendían como conectarse a internet por la linea telefónica. Hoy en día uno encuentra información sobre Linux y sus comandos en cuanlquier parte y en 5 segundos usando Google… pero en ese entonces, si no estabas estudiando computación, simplemente no había de dónde obtener conocimientos sobre Linux.
Por todo lo anterior, el prototípico Linux de esos años era el engendro del software menos amigable, y por lo tanto más odiado de la época (al menos para mí).

Afortunadamente los tiempos han cambiado. Hoy en día Linux tiene interfaces que lo hacen tanto o más amigable que cualquier otro SO moderno. Por esto mismo, creo que desde ahora en adelante, siempre y cuando se inicie en linux a las futuras generaciones desde que son niños, existirá una preferencia natural por este genial SO libre en lugar de otros por los que hay que pagar y son menos eficientes. Además, cada día son más las personas de mi generación que han podido superar el trauma del Linux antiguo…

Saludooos 😛